lunes, 25 de febrero de 2008

Ocho


Este meme lo retransmitió la linda Euchy. El orden de los deseos no implica un orden de prevalencia.

Reglas:

1. Cada jugador comienza con un listado de ocho cosas que quiere hacer antes de morir, no importa las que sean, pero ocho.

2. Hay que escribir esas ocho cosas en su blog, junto con las reglas del juego.

3. Hay que seleccionar a ocho personas más, invitarlas a jugar y anotar sus nombres o el nombre de su blog.

4. Es importante no olvidar dejar un comentario desde donde nos invitaron a jugar.

Voy pa’llá:

Uno.- caminar cien kilómetros de golpe todos los veranos. Conseguir ser ligero como una pluma, ágil como un rebeco.
Dos.- dejar de vivir atrapado en un cuerpo que no se corresponde con mi espíritu… conseguir tener un culo como el de merak. (espero que no sea algo con lo que sólo se nace).
Tres.- cantar alguna canción sin provocar que llueva.
Cuatro.- ser el padrino cercano de alguna criatura.
Cinco.- limpiar mi jardín de hojas caídas y quemar todas las hojas arrancadas en mi calendario.
Seis.- llegar a tiempo de coger el último tren. Perderme entre la multitud de los seres que siempre consiguen aquello por lo que luchan.
Siete.- volver a besar de nuevo, una vez al mes o, si eso es mucho pedir, dos veces al año.
Y Ocho.- encontrar una tarde a euchy en la playa con ropa blanca fresquita y un sombrero.

Tenía más: aprender a no caerme en la nieve,… perder el miedo al carro… pero… en fín, eran ocho.

lunes, 18 de febrero de 2008

Sueño de Sena

Hay ocasiones en que la mañana no tiene nada que ver con el momento antes de despertar. Pero otras veces… ambos tiempos, son un calco entre sí, y reproducen una misma realidad… un mismo sueño…

Madrugada del sábado al domingo, pasado fin de semana... Aún está el cielo oscuro, y queda al menos una vuelta de la manecilla del reloj para el amanecer: dentro de cuatro horas dará comienzo un maratón allí, en la ciudad. Una ciudad lejos de casa…

Aún duermo pero, profundamente dormido, pienso en los preparativos…, los palés de botellas de agua…, gente a la que vengo a ver y aparece, gente que ni imagino que están, y me los encuentro…



Sena es una novatilla en estas lides. Cuando no duerme, su sueño es, al llegar la próxima primavera, fluir como un gran río por la ciudad de París… Y cuando duerme… según puedo imaginar, Morfeo también la mece y la arropa con ese mismo sueño.

Sena en este momento vive y sueña, a siete semanas de poder cumplir ese sueño. Por eso hoy, cuando se haga la luz del día, soñará durante veinticinco kilómetros. Hubo un contratiempo: esta pasada noche antes de partir hacia la morada de Morfeo, Sena olvidó sus zapatillas o… no sé… alguien olvidó entregarle esas zapatillas, y ahora las tenemos aquí con nosotros, acompañándonos en nuestro sueño, lejos de su sueño. Sena necesitará mañana las zapatillas para poder soñar, y alguno de nosotros deberá hacérselas llegar.

Después de terminar mis saludos, parto, aún de noche, hacia el avituallamiento del kilómetro 20. Allí, preocupado por el sueño de Sena, busco, con la bolsa azul de las zapatiilas bajo el brazo, cómo llegar a su punto de partida para entregárselas. Nombres de avenidas inexistentes, cuyo nombre sólo aparece en los sueños… líneas de autobuses que aún permanecen en sus cocheras… planos de la red de metro. Al fín, consigo saber dónde se halla el lugar de encuentro; tiene un nombre difícil, pero sé con certeza que Sena estará ahí, esperando sus zapatillas.

Aunque aún es de noche y sigo arropado por una manta, me invade la angustia de que yo no pueda ser capaz de llegar a tiempo. Debo partir y dejar a los míos. De lo contrario, Sena no podrá soñar...

...Y así ha terminado mi sueño. Acabo de despertar en la oscuridad. Las luces de la habitación se iluminan de golpe y yo me calzo mis zapatos pero… Sena no tiene aún sus zapatillas.

Esta noche pasada, antes de dormir, ni siquiera me había detenido a pensarlo, En cambio, ahora que es de día, con el alba recién estrenada, siento que el destino me ha señalado claramente con el dedo. Debo continuar… es necesario hacer que mi sueño siga su curso, tengo que conseguir que se cumpla la mitad que queda pendiente de ese sueño que acabo de presenciar, para que Sena vea así su medio sueño cumplido.

Y entonces, antes de llegar a la ciudad por la mañana, arranco del maletero del Volvo sus zapatillas y las custodio como si de un tesoro se tratara; y cuando estoy por fin inmerso en la ciudad, busco y pregunto por su avenida, su punto de encuentro; su línea de salida de hoy. Recorro a pie parte de la ciudad para llegar al lugar donde la espero… Y al verla, me invade la satisfacción de ver que los sueños no son sino mensajeros de necesidad de verse cumplidos en la realidad.

Sena se ata sus zapatillas y yo, al mismo tiempo, guardo en mis bolsillos sus geles y cargo con sus bebidas, su abrigo, la funda de sus zapatillas… unas zapatillas olvidadas que al fin ha conseguido calzar. Tras desearla suerte, ella parte. Y yo sigo recorriendo media ciudad para asegurarme de que Sena, hoy, cumple su medio sueño.


Todo, hasta mi sueño, ha sido real de principio a fin. Sena, en estas semanas, sigue fluyendo como la corriente de un gran río, a veces con incertidumbre… otras veces su corriente es vertiginosa; casi siempre, lleva sus más profundas emociones sumergidas bajo la corriente, pero aún así, es fácil verla, está ahí: fluye como un río… ahora sólo faltan siete semanas para que esta novatilla tan especial cumpla la otra mitad de su gran sueño.

Suerte, Sena.

Domingo, diecisiete de febrero de dos mil ocho

lunes, 11 de febrero de 2008

Próxima estación, final de trayecto




Me entristece que no recuerdes las cosas… o que, como mucho, afirmes que no las recuerdas. Lo compartimos; sí. Fue un paseo, pasada la medianoche, inmersos tú y yo en el corazón de la ciudad, en la plenitud de aquel verano de principios de milenio.

Fuiste firme y decidida: “tengo que dejarte”… y desde aquella noche fueron cayendo varias hojas del calendario… hasta que, de nuevo, fue la segunda puerta del segundo vagón la que nos hizo reencontrarnos de nuevo.

Había sido en aquella primavera cuando me prestaste un libro que desgrané durante semanas… nunca pude, o nunca supe devolvértelo. Quizás me apropié de él pensando en que así lo echarías en falta… que así me echarías en falta.

Quise volver, antes de marcharme, para devolvértelo, pero cuando llegué, ya no estabas; una vez más…

Hoy, ayer y mañana, siempre; la ciudad te engulle en su trepidante ritmo pero… Sí; tu tiempo, inexorablemente, era demasiado trepidante como para pretender que se detuviera; y ahora, tengo yo el tiempo y el corazón detenidos.

Una y otra vez se reproduce el largo sueño de una estación donde acaban las vías… en ese instante en el que se apagarán las luces del teatro… Sueño una y otra vez porque necesitaba quererte, aunque sólo me estuviera permitido hacerlo a mi manera; quería completar la función antes de que fuera demasiado tarde.

Corrí desesperadamente, serpenteando entre la marea humana que me obstaculizaba; tropecé una y otra vez… y nunca, nunca llegué. Quise besarte antes de que tomaras ese último tren que traté de alcanzar. Nunca lo conseguí.

Cuando retornó el silencio, al volver hacia ninguna parte, comprobé lo que ya sabía: tenías mil caras, mil rostros, mil vidas que habían pasado muy cerca de mí durante todo aquel tiempo, muy cerca… pero sin rozarme… eras uno más entre mil corazones que reventaron en mil astillas…

La ciudad es tan enorme que, aún siendo la misma para ambos, nos aleja, nos distancia, y yo me veo cada día, y ahora más que nunca, incapaz de seguirte.

Escaleras mecánicas... una vez más se hacen interminables… un tramo detrás de otro, subiendo sin tan siquiera poder volver a alcanzar el comienzo… sin poder percibir, con un alivio envuelto en paradoja, el desgarrador rugido de la ciudad…

Y una vez más, Marillion reproduce el desgarrador sonido: el rasgado del telón que hace crujir los sueños, separándolos, alejándolos de una realidad que duramente se impone Y la secuencia de imágenes que lo acompaña… sí; es de cosecha propia.








This town.. hangs around in the doorway and tells me I'm late

This town... takes us down, takes us down
I feel like I'm losing you to this town
The morning breaks and I watch you awake
This town takes you down
away from me again...